Mi perversión de Angy Skay

Mi perversión de Angy Skay

Emma Wilson. Rota. Una muñeca triste y rota. Quizá pienses que lo que estoy contándote no tiene sentido, pero cuando rozas la línea de olvidarte de ti mismo, tu vida cambia. Llega un momento en el que nada tiene sentido, en el que tú no tienes sentido. Ahí es cuando te das cuenta de que si no te quieres a ti mismo, jamás podrás querer a nadie con el corazón en la mano.